Doctor, ¿Tengo que Someterme a FIV?

Recibo esta pregunta casi todos los días de pacientes que vienen de muy lejos


FIVLa respuesta corta y larga sobre ello es – depende. La fertilización in vitro y otros protocolos de fertilidad que se llaman a menudo “tecnología de reproducción asistida (ART, por sus siglas en inglés)” son, con mucho, los tratamientos de fertilidad más efectivos disponibles. Sin embargo, no todo lo que usted PUEDE hacer, DEBE hacerse siempre, o se debe hacer como primera línea de tratamiento.

La parte más importante del proceso de toma de decision es la educación. Cualquier paciente que contemple el tratamiento de fertilidad debe conocer las opciones que se ofrecen en función de sus circunstancias únicas. En algunos casos, el procedimiento de FIV se convierte en el único tratamiento razonable y recomendado. Las circunstancias específicas a menudo incluyen anormalidades significativas con el semen y conteo de esperma o problemas con las trompas de Falopio. Otras razones bien establecidas para buscar FIV pueden tener que ver con la falta de éxito con otros tratamientos de fertilidad más simples, como la inseminación intrauterina.

Los tratamientos de FIV y ART tienen sus inconvenientes y no deben sugerirse a la ligera. Un paciente o una pareja solo debe considerar la FIV después de una consideración cuidadosa y atenta, cuando se sientan cómodos con la elección del tratamiento, ya que requiere muchas visitas y un compromiso de tiempo considerable. Esto ciertamente requiere dedicación por parte del proveedor y del paciente para formar una colaboración donde todas las partes se sientan cómodas con sus elecciones.

Tu bebé, tu manera

En el centro de Medicina Reproductiva Avanzada de la Universidad de Colorado, creemos en la elección del paciente y el derecho del paciente a la autonomía. Autonomía significa que los pacientes tienen derecho a tomar decisiones sobre su atención sin influencias o coacciones indebidas. La autonomía del paciente requiere que un proveedor de atención médica eduque al paciente. Sin embargo, la decisión sobre cómo proceder debe ser tomada por el paciente y no por otra persona.

Nuestra filosofía es que, siempre que sea posible, los pacientes deben estar al mando. Como paciente, debe tener la información más precisa disponible que sea específica para sus necesidades y circunstancias especiales. En última instancia, el paciente debe decidir por sí mismo si TIENE que someterse a la FIV después de una discusión exhaustiva con un médico informado y atento.